¿Has sentido alguna vez que todo lo que sentías no era normal?

¿Que algo en ti estaba mal?

¿Has sentido que no podías compartir esos pensamientos con nadie?

Sin embargo, tú necesitas compartirlos… ¿Verdad?

Compartir nuestras vivencias nos ayuda a digerirlas, entenderlas y ubicarlas en nuestra historia vital. Si nos quitan ese espacio, nos quitan una herramienta única para transitar el dolor.

¿QUÉ ES EL ACOMPAÑAMIENTO VIVENCIAL?
Acompañamiento-vivencial
El acompañamiento vivencial es un acompañamiento no terapéutico durante el duelo gestacional donde podrás hablar y compartir tu vivencia en un espacio seguro. Al otro lado encontrarás a una mujer que conoce tu dolor y el camino del duelo y te acompañará desde la comprensión.
A veces, lo único que necesitamos es que nos entiendan y que nos den espacio para hablar de lo que queramos. Como lo haríamos con una buena amiga. Pero, con los procesos de duelo gestacional y perinatal resulta difícil. Porque sí, hay vivencias que, si no las has vivido, cuesta mucho entenderlas y, por tanto, acompañarlas.

 

Lo cierto es que yo un día, fui tú. Quería hablar de Pol y de Gala. De cómo me sentía. Quería compartir sin oír que tenía que olvidarlo o superarlo… Y ya no quiero que ninguna más sea esa yo.

 

De ahí nace el acompañamiento vivencial, un encuentro humano donde compartir tu historia, tus miedos, tus sentimientos y tus emociones. Sin juicios ni prejuicios.
ACOMPAÑAMIENTO VIVENCIAL INDIVIDUALIZADO

Si has tenido que despedir a tu bebé demasiado pronto y nadie entiendo lo mucho que te duele, este espacio es para ti.

Los encuentros de acompañamiento vivencial individuales no son encuentros terapéuticos, son encuentros pensados para el desahogo, donde compartir tu propia vivencia con una acompañante que ha pasado por un proceso similar al tuyo.

El primer encuentro es gratuito. Crearemos un primer espacio para conocernos, donde podrás compartir tu historia, tus necesidades y descubrir si este acompañamiento es para ti.

*Haz tu reserva siguiendo el botón de reserva que tienes más abajo.

 

INFORMACIÓN PRÁCTICA

DURACIÓN del encuentro : 1H30

PERIODICIDAD: a demanda

PRECIO: 40€

 

*todas las sesiones se realizan online. EL primer encuentro es gratuito. Después se aplicarán las condiciones especificadas más arriba.

Y ELLAS TE CUENTAN SU EXPERIENCIA…
“Oculté mis pérdidas a la mayoría de gente de mi al rededor, incluso a gente muy cercana, me inventé historias para justificar mi ingreso en el hosptial, era un tema totalmente tabú en mi vida. El miedo al que dirán, a sentirme juzgada, esa “vergüenza” y rechazo que sentía hacia mi propio cuerpo, esa culpa… todo eso y más hizo que nunca quisiera hablar del tema con nadie. Pero la tristeza y la rabia me iban consumiendo, cada nuevo embarazo, cada nuevo nacimiento me hacia daño. Y por fin me di cuenta de que necesitaba soltar, necesitaba hablar con alguien, pero tenía que ser alguien que no me juzgase, alguien que me entendiese en definitiva alguien que hubiese pasado por lo mismo. Y entonces la encontré a ella y empezamos el acompañamiento vivencial y me sentí liberada, me sentí comprendida, me di cuenta de que mis miedos son sus mismos miedos y ya no me siento rara. Con ella puedo ser libre y eso en los tiempos que corren es difícil de encontrar.”

Lola

“Hace dos años tuve mi primera pérdida en el primer trimestre y la segunda al años siguiente… En ningún momento me sentí comprendida, en cambio me sentí muy sola. En aquel momento eché de menos poder hablar con alguien que hubiera pasado por lo mismo, no encontraba a nadie.
Al tiempo y por casualidad encontré a Ari, por fin alguien le ponía palabras a lo que sentía y, por primera vez, me sentí como si no estuviera loca…
Empezamos con el acompañamiento vivencial al cabo de poco. El poder sentirte acompañada y arropada por alguien que te entiende y ha pasado por lo mismo que tú no tiene precio! Es algo que deberíamos haber tenido todas para no sentirnos tan solas!”

I.

¿QUIERES FORMAR PARTE DE LA TRIBU?

Si quieres sentirte arropada, apúntate a nuestra Newsletter.

 

¡Te veo en La Tribu!