La pareja y el duelo gestacional

El duelo gestacional tiene un gran impacto en todas las áreas de nuestra vida, en la pareja, también. Hace ya unos cuantos meses se me ocurrió preguntarle a mi marido si quería hablar de ello, de cómo lo habíamos vivido como pareja, pero también como personas diferentes posicionadas en lugares diferentes de una misma vivencia. Y, para mi sorpresa, dijo que sí…

Hoy quiero dejaros este episodio del Podcast de Tiempo de Duelo, el más íntimo, el más personal, ese en el que hubo lágrimas y miradas cómplices. Un episodio en el que hablamos de nuestros hijos, de nuestros duelos y de nuestra relación después vivir una vivencia que no podíamos hacer más que vivirla… Por que, como pareja, hemos vivido un duelo conjunto, o varios, por Pol y por Gala, por el proyecto de familia que no seríamos… Pero como personas, también hemos vivido duelos separados, complejos, con implicaciones y momentos diferentes que no siempre han avanzado al miso paso.

A veces, metidas en todo nuestro dolor, no pensamos en nuestras parejas. Y no pasa nada… A duras penas podemos pensar en nosotras mismas, ¿verdad? Estamos centradas en nosotras que, por cuestiones obvias, como lo son las fisiológicas, tenemos una carga mayor. Ojo, no quiero decir que no sufran. Algunas veces me habéis dicho eso de ¿y de los padres no hablas…?

Hablo poco, porque no sabría de lo que hablo. Lo haría desde la butaca de observadora, no desde la de protagonista y no sé cómo de realistas serían mis reflexiones. Quiero dejaros aquí este perfil, @papadebianca, donde un padre habla de su propia vivencia de muerte perinatal. Y sí, sufren, pero como veréis en este episodio no sufren igual. Porque tú, yo y todas las que lo hemos vivido somos las que estamos en la camilla. Sintiendo que nuestros cuerpos no funcionan, que nos han fallado, y también a ellos. Dejando nuestros cuerpos a merced de lo que se tenga que hacer para que nuestros hijos nazcan (o nos los arranquen) muertos de ese lugar que, hasta ese momento, para nosotras solo podía albergar vida. Con un postparto de brazos vacíos, sí vivirás un postparto aunque nadie te lo había dicho, unas tetas hinchadas y un sangrado constante que nos recuerda que no ha podido ser y una lucha interna entre lo que nos dicen que tenemos que sentir y lo que sentimos en realidad… Así que sí, ellos sufren, pero nosotras sufrimos diferente y, me atrevería a decir que más…

Y a veces, esperamos de nuestras parejas algo que no nos pueden dar, precisamente por ese sufrir diferente. Esperamos que lo sientan y, sobre todo, que lo expresen igual que nosotras. Esperamos que nos entiendan pensando que siente lo mismo, aunque eso es casi imposible, porque somos personas diferentes… Y cuando no sucede, nos enfadamos, nos sentimos mal y pueden darse conflictos. Por eso quiero compartir hoy aquí su voz. No porque todas las voces tengan que ser como la suya, generalizar es imposible, pero sí porque creo que puede representar a muchas.

Cuando lo publiqué algunas mujeres me escribieron para decirme que sus parejas, al escucharle hablar, habían podido hablar, se habían sentido reflejadas, habían encajado y puesto palabras a un dolor y unas emociones a las cuales, tal vez, no sabían cómo… Espero que, a vosotras y a vuestras parejas, os pase lo mismo, que encontréis un espacio seguro y sincero para hablar de vuestro dolor y explicar lo que necesitáis.

Aquí os dejo este capítulo a corazón abierto sobre el duelo gestacional y la pareja…

Episodio 10. Tú yo y nuestro duelo.

**Suscríbete a la newsletter aquí para recibir todas las publicaciones del blog en tu bandeja de correo.

No hay comentarios

Escribe un comentario